1. Refinanciación

2. Segundas hipotecas

3. Línea de crédito con garantía hipotecaria (HELOC)

4. Hipoteca inversa sin pagos mensuales para personas mayores de 55 años

Préstamos con garantía hipotecaria

IMPORTANTE: Pedir prestado con garantía hipotecaria también es un Plan "A", porque se trata de una hipoteca y la única diferencia es el propósito, algunas hipotecas son para comprar una casa o invertir para comprar una propiedad, mientras que refinanciar es para aprovechar el capital de la vivienda que ya tenemos en nuestra propiedad, y el objetivo es sacar ese efectivo para invertir, consolidar deudas, o utilizar ese efectivo para diferentes necesidades. Esta es una decisión inteligente, porque es más barata que las tarjetas de crédito u otros préstamos.

​​

Razones para refinanciar

 

Si está buscando sacar el valor neto de su casa o ahorrar dinero en el pago de intereses, refinanciar su hipoteca podría ser la opción adecuada para usted. Aquí le mostraremos cómo determinar si los beneficios de refinanciar superan los costos al acceder al valor líquido de la vivienda, al obtener una hipoteca diferente con una tasa de interés más baja o al consolidar su deuda. Visite las páginas siguientes para ver si el refinanciamiento puede ayudarlo a mejorar su situación financiera.

 

Refinanciar su hipoteca para acceder a la plusvalía de la vivienda

 

El valor líquido de su vivienda (el valor de su vivienda menos el saldo de su hipoteca) está disponible para que lo retire e invierta de varias formas, incluidas renovaciones de la vivienda, invertir para comprar una segunda propiedad, una propiedad de vacaciones o de alquiler, pagar la educación postsecundaria necesidades y mucho más. Puede acceder hasta el 80% del valor líquido de su vivienda aumentando el valor de su hipoteca a través de un refinanciamiento.

 

 

Otras opciones para acceder a la plusvalía de la vivienda

Además del refinanciamiento de la hipoteca, es posible que también desee considerar una línea de crédito con garantía hipotecaria (HELOC) o una segunda hipoteca. Existen diferencias clave entre cada préstamo que ahora describiremos. Un refinanciamiento es esencialmente una 'hipoteca' y le permite, por lo tanto, acceder a las mismas tasas de interés que una hipoteca tradicional, mientras que las tasas de HELOC son ligeramente más altas que su contraparte de tasa variable. Además, a diferencia de un refinanciamiento, con un HELOC no todos los fondos se anticipan por adelantado. Puede retirar como desee y solo pagar intereses sobre la cantidad que retire. Tampoco está sujeto a una multa por refinanciamiento.

Como tercera opción, podría considerar una segunda hipoteca, que puede permitirle acceder a una relación préstamo / valor superior al 80% que se ofrece a través de un refinanciamiento tradicional o un producto de línea de crédito con garantía hipotecaria. Las segundas hipotecas casi van acompañadas de una tasa de interés mucho más alta, no todas las entidades crediticias las ofrecen y, por lo tanto, son menos populares.

Al observar las tres opciones, puede ver que hay muchos factores a considerar y los beneficios deben sopesarse con los costos.

Es mejor hablar con un profesional hipotecario calificado que pueda ayudarlo a evaluar sus opciones de refinanciamiento de capital.

Ejemplo de cálculo de refinanciamiento

Para comprender las matemáticas detrás de la determinación de su capital disponible, considere el siguiente ejemplo:

  • Valor de la vivienda $ 350.000

  • Hipoteca actual $ 100.000

 

Paso 1: Calcule el refinanciamiento máximo

 

$ 350,000 valor de la vivienda (X) 80%

= $ 280,000 dmax refinanciamiento

 

Paso 2:  Calcular refinanciamiento disponible

Refinanciamiento máximo de $ 280,000 (-) Hipoteca actual de $ 100,000

= $ 180.000 capital disponible